No siempre es nuestra oscuridad- en realidad, a veces es el propio hecho de haber irradiado nuestra luz- lo que atrae críticas ajenas. Entonces, la lección profunda reside en darnos cuenta de lo amenazadora que puede resultar nuestra luz. Es importante ser conscientes de eso, no sea que sin darnos cuenta apaguemos nuestra luz para evitar ofender a los demás. Hemos de orar para pedir protección y humildad mientras brillamos en nuestro mundo. Pues no hay escasez de luz en nuestro planeta; lo que sucede es que hay demasiada que permanece en nuestro interior y que no se está manifestando. Y en eso consiste parte de la oscuridad del mundo: el miedo que tenemos a que brille nuestra luz. Al pedirle a Dios que nos ayude a brillar, le estamos pidiendo que su luz brille a través de nosotros.

Amado Dios,

que tu luz se manifieste a través de mí,

que bañe mi ser interior

y que brille a través de mí para que bendiga

a todos los seres vivos.

Amén.

Espera un milagro, Marianne Williamson

La verdad es que a mí me ha pasado muchas veces que por miedo a ofender a alguien e intentando no decir algo que sabía, no mostrar cosas que tenía o dar lo mejor de mí. Pero creo que es importante que siempre mostremos lo mejor de uno mismo y que demos luz al mundo a través de nuestros dones y nuestra felicidad.

IMG_0324

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s