Today I want to talk to you about an experience I lived some years ago that even it wasn’t a life changing experience it was really funny and showed how the Universe and our energy changes everything.

It was 10 am in the morning, last day of holidays and the ferry to bring us home was so full that we couldn’t even seat in the cafeteria so we were out, with the luggage, a horrible wind and sun and totally sleepy after two nights of sleeping a few hours.

So we were so angry with the world.

Suddenly I decided that this was not what I wanted to live my day, so I remembered thinking about having children and make them play the appreciation game any time we are waiting for something. So I told my friend to try it. We started doing it and after a moment our energy completely changed, we started talking about good things that we’ll have when we arrived at home and we thought: maybe we can go to the other side and we won’t have that sun. We changed our table and we met some men who worked in the ferry that had free tickets to eat that they weren’t using that they so they gave to us, and they had two free drinks what was so incredible because it was really hot!!

It wasn’t a really big deal but it was so funny to have lunch for free and most important to enjoy that day as we did!

Hoy os quiero hablar de una experiencia que viví hace unos años que aunque no me cambió la vida fue divertido como el positivismo y cambiar nuestra energía puede cambiarlo todo.

Eran las diez de la mañana, el último día de nuestras vacaciones, en un ferry tan lleno de gente que ni siquiera pudimos sentarnos en la cafetería y tuvimos que subir a la terraza, con las maletas, un viento horrible y a pleno sol tras dos noches donde casi no habíamos dormido.

Así que estábamos realmente enfadadas con el mundo.

De repente me acordé de un juego que había pensado hacer cuando tuviese hijos con ellos cuando estuviésemos esperando, y era el juego del me encanta. Se lo dije a mi amiga y empezamos a hacerlo. A medida que íbamos diciendo cosas que nos encantaban empezamos a sentirnos diferente, a recordar cosas que nos esperaban en casa y de repente dijimos: ¿por qué no vamos al otro lado de la terraza que no tocará el sol? Allí sólo había unos trabajadores del barco, que nos dieron tickets gratis para comer que ellos no iban a utilizar, e iban con dos bebidas gratis!! Los cual era genial con el calor que hacía.

No fue un gran cambio pero fue muy divertido conseguir comida gratis y lo más importante, ¡conseguimos pasarlo bien ese día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s